Por la regeneración de España

En relación con la oración de intercesión del boletín pasado, verano de 2010 (por las regeneración de España), algunos intercesores nos han hecho llegar las siguientes palabras inspiradas que damos a conocer:

  • Nada es imposible para los que interceden con amor, con fe verdadera. Por la fidelidad de mis adoradores e intercesores, yo levantaré España. Seguid insistiendo y pidiendo al Padre que suscite adoradores e intercesores.
  • Visión de un globo que se iba haciendo cada vez más grande, a punto de explotar; unas manos estaban aguantándolo para que no explotara. Se sentían unas palabras: Si la maldición que pesa sobre España no ha alcanzado el culmen, es por la adoración que yo recibo de mis adoradores y por la intercesión que aplaca y detiene la justa ira del Padre.
  • Mucho amo esta tierra. Por eso, cuando os postráis ante mí y me adoráis por ella, mi corazón salta de alegría y mis bendiciones se derraman. Muchas tribulaciones tendrá que pasar aún, pero vosotros permaneced a mis pies adorándome e intercediendo por ella, y mi amor y mi misericordia triunfarán.
  • Adoradme e interceded y luchad hasta que yo reine en ella.
  • Grandes circunstancias adversas van a venir sobre España. Manteneos firmes en la fe, levantad con fuerza mi Cruz, doblad vuestras rodillas ante mí y, en esta posición, interceded con amor por España. Mi Vida triunfará sobre la muerte.
  • ¡Cuántas rodillas hay dobladas ante tronos de lujuria y de banalidad, de perversión y de muerte, de poder y de codicia! ¡Cuántos corazones se entregaron un día a estos ídolos y hoy permanecen acomodados y dormitando ante ellos! Si tan sólo un ciento volviera sus ojos y se volviera a mí y se consagrara a la adoración verdadera, la nube de mi gloria que resultaría de esa adoración cubriría la tierra por años y años.
  • Si grande es el pecado de esta nación, más grande es mi amor por ella, más grande es mi poder. Sed fieles a la adoración e intercesión por España; os necesito, quiero levantarla, quiero convertirla, pero os necesito a vosotros.
  • Pidiendo al Señor que cubriese a España con su sangre, se veía una suciedad que iba saliendo de nuestro país, y se sentían unas palabras: Mi misericordia viene a purificar esta nación, mi amor está sobre ella, no os escandalicéis por nada. No abandonéis este lugar, vientos fuertes la azotan.
  • Muchas obras buenas y grandes se están haciendo a favor de España, las cuales yo bendigo y las hago fructificar; pero sólo cuando estáis a mis pies, yo destruyo fortalezas inexpugnables y planes y proyectos del Maligno, que no podéis imaginar; yo toco corazones muy endurecidos por el pecado. Mis amados adoradores e intercesores, seguid adorándome por España, seguid luchando por ella, seguid clamando al Padre que derrame su misericordia. No os canséis de hacerlo. Cumplid esta misión que el Padre os ha encomendado, con un corazón lleno de agradecimiento y amor y con una fe inquebrantable.
Lee el boletín de intercesión: 
Clamor por la regeneración de España