Por los seguidores de doctrinas pseudo-espirituales

Durante el final del siglo XX asistimos a una verdadera explosión de “nuevas” doctrinas y prácticas pseudos-espirituales que invadieron Occidente y España. Muchas de ellas proceden de religiones paganas orientales, otras fueron una reinvención para el “mercado” occidental. Así vimos aparecer todo tipo de ofertas como yoga, zen, control mental, meditación trascendental, cartas astrales, ouija, espiritismo,… Y más modernamente otras prácticas igualmente peligrosas como tai-chi o reiki.
Algunas de estas prácticas se presentan como una simple gimnasia o ejercicio de relajación, mas esconden doctrinas contrarias al evangelio y una búsqueda espiritual pervertida, donde el hombre se constituye en el centro, sin referencia a un Dios personal Creador y Señor, y sin referencia al concepto de pecado y de necesidad de salvación, considerando que Jesucristo es un “iluminado” más, como cualquiera que se “autolibere” o “purifique” a sí mismo por medio de un conocimiento reservado a iniciados. Evidentemente, estas doctrinas niegan la eficacia de la cruz, y tienen éxito en una sociedad descristianizada y a la deriva espiritualmente, una sociedad egoísta y que ha perdido la referencia vertical con Dios y la horizontal con los demás hombres.
Obviamente, esta nueva gnosis no hace sino alejar a los hombres de Dios, ofreciéndoles un sustituto envenenado de una genuina experiencia espiritual, que no puede existir sin conversión personal a Jesucristo y apertura al amor de Dios.
 

Fundamento de la Palabra de Dios: 
  • Evidentemente no todo lo que es “espiritual” es bueno. La palabra de Dios nos aclara que hay una fuente espiritual perversa y que conduce al engaño: “El Espíritu dice claramente que en los últimos tiempos algunos apostatarán de la fe entregándose a espíritus engañadores y a doctrinas diabólicas, por la hipocresía de embaucadores que tienen marcada a fuego su propia conciencia” (1 Tm 4,1-2).
  • Por eso, los que defienden esas prácticas a la hora de la verdad niegan el Evangelio, por mucho que algunos se tengan por cristianos: “la predicación de la cruz es una necedad para los que se pierden; mas para los que se salvan -para nosotros- es fuerza de Dios. Porque dice la Escritura: Destruiré la sabiduría de los sabios, e inutilizaré la inteligencia de los inteligentes. ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde el docto? ¿Dónde el sofista de este mundo? ¿Acaso no entonteció Dios la sabiduría del mundo?” (1 Co 1,18-20).
  • Pero los cristianos tenemos la luz, por medio de la Palabra y el auxilio del Espíritu Santo, para identificar el engaño y rechazar todo lo que se subleva contra Cristo en rebeldía y soberbia: “Deshacemos sofismas y toda altanería que se subleva contra el conocimiento de Dios y reducimos a cautiverio todo entendimiento para  obediencia de Cristo” (2 Co 10,4-5).
  • La humildad es un gran antídoto contra el veneno de estas doctrinas. El humilde busca la verdad en el Señor y clama: “envía tu luz y tu verdad, ellas me guíen, y me conduzcan a tu monte santo, donde tus Moradas” (Sal 43,3).
  • En Éfeso había muchas prácticas contrarias al Evangelio, pero los que se convirtieron abandonaron radicalmente sus prácticas y todo lo que los relacionaba con ellas: “Muchos de los que habían creído venían a confesar y declarar sus prácticas. Bastantes de los que habían practicado la magia reunieron los libros y los quemaron delante de todos. Calcularon el precio de los libros y hallaron que subía a 50.000 monedas de plata” (Hch 19,18-19).
     
Oración particular para este mes: 

Padre, Dios de las luces, de la Verdad y de la Vida, en ti no hay sombra ni cambio. Tú eres el mismo, Dios eterno y verdadero, Creador y Dueño de todas las cosas. Nuestra vida te pertenece y queremos servirte con ella. Mira con compasión a tantos que andan errantes embaucados por doctrinas y prácticas extrañas que los seducen para el camino de perdición.

Señor Jesús, Salvador de todos los hombres, tu sangre derramada en la cruz es hoy vida para nosotros y redención abundante. Que tu misericordia alcance a los que están confundidos y engañados por doctrinas y prácticas contrarias al Evangelio. Rescata a estos hombres que tú amas y por quienes diste tu vida en la cruz. Libértalos de toda opresión del enemigo y de todo espíritu engañador. Perdona sus pecados. Renuévalos, transfórmalos, sálvalos.

Espíritu Santo, derrama en esta sociedad pagana y secularizada hambre y sed espirituales, sed de Dios, del Dios vivo. Abre los corazones de los hombres al don de la humildad, y que con tu ayuda puedan clamar y pedir la luz y la verdad que necesitan para salir de los caminos de muerte y encontrar el camino de la Vida. Amén.
 

JORNADA DE ORACIÓN Y AYUNO : 
Día 30 de Octubre