La homosexualidad

Jesús dijo:"Yo soy el Alfa y la Omega, el Primero y el Último, el Principio y el Fin" (Ap 22,13)

 

Fundamento de la Palabra de Dios: 

Durante los últimos meses el Gobierno de la Nación ha anunciado el proyecto de ley que pretende legalizar los "matrimonios" del mismo sexo y permitir la adopción por parte de parejas homosexuales, lo que convertiría a España en el tercer país en legalizar los matrimonios del mismo sexo, tras Holanda y Bélgica. ¡Cosas del progreso!

Con todo nuestro respeto a los gobiernos y legisladores humanos, afirmamos una vez más, que el hombre depende en todo de Dios, de quien procede todo juicio justo y recto, cuyas leyes son inmutables y están siempre por encima de cualquier ley humana, y no de su propio modo de ver y entender la realidad, que es cambiante a lo largo de la historia y en los diferentes pueblos y culturas, y recordamos lo siguiente:

  • Sólo es verdadero el matrimonio que Dios califica como verdadero, o sea el formado por un hombre y una mujer, que se hacen una sola carne (cf. Gn 2,22) y a quienes dijo: "Sed fecundos y multiplicaos" (Gn 1, 28).
  • Desde siempre, Dios ha condenado duramente la homosexualidad. Así sucedió ya con Sodoma y Gomorra, cuyas ciudades fueron destruidas, a causa del pecado de homosexualidad (cf. Gn 19,1-29).
  • La homosexualidad va contra la naturaleza del ser humano y no admite aprobación de Dios en ningún caso; por el contrario, los actos de homosexualidad son calificados por la Palabra de Dios de infames: "Por eso los entregó Dios a pasiones infames; pues sus mujeres invirtieron las relaciones naturales por otras contra la naturaleza; igualmente los hombres, abandonando el uso natural de la mujer, se abrasaron en deseos los unos por los otros, cometiendo la infamia de hombre con hombre, recibiendo en sí mismos el pago merecido de su extravío" (Rm 1,26-27).
  • Pablo, en la primera carta a los Corintios no dice algo diferente, y enumera a los homosexuales dentro de la lista de los que no pueden heredar el reino de los cielos, a no ser que abandonen tales prácticas y entren por el camino de la justicia y ser lavados por la sangre del Cordero: "¡No os engañéis! Ni los impuros, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los ultrajadores ni los rapaces heredarán el Reino de Dios" (1 Co 6,9-11).
  • No se puede por tanto legitimar ni defender la homosexualidad, del mismo modo que no se puede invocar su defensa, al pretender que sea un derecho democrático objeto de protección o atribución de derechos, por ser siempre un desorden moral y una injusticia en sí mismo.
  • Dios, que es Santo, aborrece todo pecado –entre ellos el de la homosexualidad- pero él no quiere la muerte del pecador, sino que este se convierta y viva. Por ello, si bien el pecado de homosexualidad siempre es condenado e inaceptable para el Señor, ya que no hay posibilidad de comunión ente el pecado y la santidad, Dios ama infinitamente al pecador y espera su conversión. Así también, el ser humano debe amar a todos los hombres, independientemente de su estado y condición, pero debe mostrarse firme y no tolerar ni condescender con el pecado.
  • Por consiguiente, sólo es verdadero matrimonio y verdadera familia los nacidos de la unión entre hombre y mujer y no puede constituir un verdadero matrimonio la falsa unión entre dos hombres o dos mujeres, y mucho menos se puede atribuir a esa unión el derecho de adoptar niños.
Oración particular para este mes: 

Nos dirigimos al Padre por medio de Jesucristo, nuestro sumo Sacerdote, para que su luz venga sobre las mente de quienes tienen capacidad para dar forma legal a este proyecto y no caigan en el error ni lleven a nuestra nación a tener que vivir o actuar contra el Supremo Legislador:
- Padre, traemos a tu presencia a todos los participantes en los trabajos preparativos para la legalización de la las uniones de homosexuales y adopción por parte de tales parejas. Ilumínales para que vean con toda claridad lo que defienden, ilumina la oscuridad de los corazones que, sumidos en la ignorancia, luchan contra tu verdad y tus planes, porque tú has establecido para siempre (cf. Is 40,8), mientras los planes de los hombres están llamados a fracasar cuando se levantan contra ti.
- Te pedimos que traigas conversión y una mente renovada sobre los habitantes de nuestra nación para que no sea considerada como lícita esta doctrina falsa y engañosa, y "no se cambie la verdad de Dios por la mentira" (Rm 1,25), para que el espíritu de conversión alcance especialmente a todos aquellos grupos de presión que quieren conseguir a toda costa la legalización de las falsas uniones homosexuales.
- Te suplicamos que te levantes contra todos los enemigos de la verdad que quieren sembrar el engaño y la mentira en los corazones de los hombres mediante la defensa de la homosexualidad, en nombre de la igualdad y la democracia. También te pedimos que vengas con tu poder a desbaratar las intenciones de los medios de comunicación de nuestro país que divulgan falsas estadísticas sobre el porcentaje de homosexuales para querer hacer ver la homosexualidad como algo socialmente indiferente y por tanto aceptable, y conseguir de este modo sus objetivos.
- Igualmente te presentamos a todas las personas que, afectadas en mayor o menor grado por la homosexualidad, reconocen su situación y no pueden salir de ella, aunque lo desean. Te rogamos Señor que hagas valer tu poder sobre sus ataduras y los liberes de sus esclavitudes, pues sabemos que "si el Hijo os da la libertad, seréis realmente libres" (Jn 8,36).Y protege, Señor, a todas las personas que se hallen en riesgo de ser atrapadas por los lazos de la homosexualidad, alejándolas de todo peligro y atrayéndolas por tus caminos de gozo y santidad. Amén.

JORNADA DE ORACIÓN Y AYUNO : 
Día 17 de Diciembre
Palabra inspirada: