Por los que legislan sobre el aborto

¡Ayudadme!En los últimos meses se han desarrollado una serie de iniciativas por parte de asociaciones, partidos políticos, periodistas, etc., que han desestabilizado algo en el mundo de los negocios abortistas, y han removido algo en las conciencias de los ciudadanos en relación al aborto. Sin duda una de las acciones más efectivas ha sido la de los informadores que valientemente han entrado en clínicas haciéndose pasar por posibles clientes, para dar cuenta de las barbaridades que se cometen en esos centros que sólo buscan el lucro sin mirar absolutamente nada más. Otra acción muy efectiva ha sido la de un partido político, seguido luego por una asociación jurídica y una asociación cristiana, que han denunciado lo denunciable, es decir, han aprovechado los resquicios legales que deja la ley de despenalización del aborto, para denunciar “abortos ilegales”. Además, se han sucedido diversas concentraciones y protestas ante sedes de clínicas abortistas, y últimamente ante la sede de una posible nueva clínica, ya con licencia, que pretende abrir.

 Todo ello ha producido que muchos se posicionen. Gran parte de la sociedad ha descubierto horrorizada el drama y el crimen que se esconden tras el aborto, que se comete de forma prácticamente libre en España, en cualquier momento de la gestación. Los que se lucran con esta “actividad”, por otra parte, se han puesto en alarma, sobre todo al ver alguna clínica cerrada y a algún responsable en la cárcel, gracias a la acción de la justicia, por tremendas irregularidades, que realmente no añaden cualitativamente mucho mayor daño a lo que se está realizando en esas clínicas, pero que han sido el motivo para iniciar y ganar esas querellas: irregularidades como falsos dictámenes psiquiátricos para permitir el aborto, profesionales no titulados, como personal de limpieza haciendo de anestesistas, fetos de ocho meses (con aire en los pulmones, es decir, que habían respirado y habían sido matados fuera del útero) encontrados en contenedores de basura, etc.

 
Muchas clínicas abortistas, en protesta, mantuvieron una “huelga de abortos”, que fue aplaudida por todos los que amamos la vida. Desde el gobierno, en medio de estas querellas por actos tan horrendos, sólo hubo manifestaciones sobre la necesidad de “una nueva ley” para que no ocurrieran estas cosas, es decir, para que el aborto deje de ser un crimen despenalizado en algunos supuestos, y no haya resquicio legal para presentar una querella criminal por la comisión de abortos.
 
La justicia pone las cosas en su sitio. Pero sólo la justicia divina es perfecta, la justicia humana depende de las leyes del momento, y actualmente se ha iniciado un proceso para reformar la ley del aborto, una ley que ha conseguido más de un millón de abortos en España desde que se aprobó en septiembre de 1985. Para algunos no es suficiente. Nos anuncian la creación de un “comité de expertos” para estudiar la nueva ley. Entre ellos encontramos tan sólo a ginecólogos y juristas declarados abortistas y pro-aborto, incluso a la primera presidenta de la “Asociación de clínicas acreditadas para la interrupción voluntaria del embarazo”. Está más que clara cuál es la intención que se persigue y que no hay debate ni se pretende permitir un debate científico y razonable sobre la realidad del aborto. Quizá su debate sea cómo salvar una sentencia del Tribunal Constitucional en 1985 que habla del nasciturus (todo niño en el vientre de su madre lo es, independientemente de la semana de gestación) como un “bien jurídico constitucionalmente protegido”.
 
Es evidente la necesidad de orar por este “comité de expertos” y por los legisladores que van a acometer esta reforma legal. Quizá Dios tenga misericordia y ellos renuncien a su maldad y vean la realidad, no añadiendo más pecado al grave pecado del aborto en España. En el mundo hay muchos testimonios de grandes abortistas que en determinado momento de sus vidas vieron la terrible realidad de lo que hacían y no sólo abandonaron la comisión de abortos sino que ahora luchan con todas sus fuerzas contra el aborto, como el doctor Bernard Nathanson, quien fue el director de la mayor clínica abortista de Occidente, en Nueva York, responsable de unos 75.000 abortos, de los que personalmente realizó unos 5.000 (uno de los cuales era su propio hijo), y promotor de la legalización del aborto en su país, pero que ahora viaja por el mundo dando conferencias sobre “el satánico mundo del aborto” (palabras suyas). También hay grandes cambios en legisladores, como Simone Veil, la ministra francesa que legalizó el aborto en 1975 en Francia, que ahora allá donde va manifiesta su arrepentimiento con frases como: “cada vez es más evidente científicamente que desde la concepción se trata de un ser vivo”. La oración tiene mucho que ver con ello. El testimonio del dr. Nathanson nos lo confirma: "No puedo decir lo agradecido que estoy ni la deuda tan impagable que tengo con todos aquellos que han orado por mí durante todos los años en los que me proclamaba públicamente ateo. Han orado tozuda y amorosamente por mí. Estoy totalmente convencido de que sus oraciones han sido escuchadas. Lograron lágrimas para mis ojos". Intercedamos unidos por nuestros legisladores y el comité de expertos que ellos han elegido, y por todos los responsables de las clínicas abortistas.
 
                                                                               
Fundamento de la Palabra de Dios: 
  • El temor de Dios es el principio de la sabiduría (cf. Pr 1,7). Y a un pueblo humilde y sincero Dios le promete: “Pondré mis leyes en su mente, en sus corazones las grabaré” (Hb 8,10).
  • Pero los hombres suelen rechazar las leyes de Dios y establecer otras leyes distintas, basadas en otros criterios, no en la “justicia y santidad de la verdad” (Ef 4,24), sino acordes al “espíritu del mundo” (1 Co 2,12).
  • Cuando los hombres rechazan a su Creador y sus leyes, se vuelven necesariamente contra el mismo hombre, porque: “La ley del Señor es perfecta, consolación del alma, el dictamen del Señor, veraz, sabiduría del sencillo. Los preceptos del Señor son rectos, gozo del corazón; claro el mandamiento del Señor, luz de los ojos” (Sal 119,7-8). Y quien rechaza la ley de Dios, “a sí mismo se hace daño” (Si 19,4), y puede llegar a pervertir totalmente el orden natural y justo que nuestro Creador estableció para nuestro bien, llamando verdad a la mentira y mentira a la verdad, bien al mal y mal al bien, cambiando la luz por la oscuridad (cf. Is 5,20).
  • Estos hombres “cambiaron la verdad de Dios por la mentira, y adoraron y sirvieron a la criatura en vez del Creador” (Rm 1,25). Por ello, “los entregó Dios a su mente insensata, para que hicieran lo que no conviene” (Rm 1,28), llegando a practicar y justificar el homicidio, con toda clase de engaño, ingeniosos para el mal (cf. Rm 1,29-30); “aunque conocedores del veredicto de Dios que declara dignos de muerte a los que tales cosas practican, no solamente las practican, sino que aprueban a los que las cometen” (Rm 1,32).
  • Sus proyectos son proyectos inicuos y sus manos están manchadas de sangre (cf. Is 59,3.7).
  • Cada vez es más claro que quien se ensoberbece contra Dios se aleja más y más de la sana razón y del bien. Es necesario que los hombres entremos en un proceso de conversión que implica renovar el espíritu de nuestra mente (cf. Ef 4,23), transformándonos para llegar a conocer lo bueno, lo agradable, lo perfecto, que coincide con la voluntad de Dios (cf. Rm 12,2).
  • Guste o no guste a los hombres, Dios dijo: “No matarás” (Ex 20,13), y no ha revocado su mandamiento. Abortar es matar a un ser humano inocente y desvalido, cercenar una vida cruel y violentamente. España está cubierta por un mar de sangre inocente que clama justicia: “no se derramará sangre inocente en medio de la tierra que el Señor tu Dios te da en herencia, y no habrá sangre sobre ti” (Dt 19,10).
  • ¿Queremos mirar de frente la realidad y ser interpelados por la verdad? “¿Eres aliado tú de un tribunal de perdición, que erige en ley la tiranía? Se atropella la vida del justo, la sangre inocente se condena” (Sal 94,20-21).
  • Como antaño, “Sangre inocente derramaban, la sangre de sus hijos y sus hijas, que inmolaban a los ídolos de Canaán, y fue el país profanado de sangre” (Sal 106,38).
Oración particular para este mes: 
Padre, ¡misericordia por tanto pecado, por tanta oscuridad, por tanto rechazo de tu luz y de tu amor, por tanto desprecio de la vida que tú creaste, por tanto egoísmo y soberbia! ¡Ten misericordia de España por el pecado del aborto, por tanta sangre inocente que corre por nuestras calles!
Señor Jesús, tú afirmaste: ‘Yo soy la Verdad, Yo soy la Vida’. Te invitamos a nuestra tierra, para que la santifiques por la verdad y le des una nueva esperanza de vida. Abate los tronos de muerte y de aborto que se han levantado en este país, y trae conciencia de pecado y de su error a los que legislan contra la verdad y la vida. Toca sus mentes y corazones, y pon en ellos tus leyes y tus pensamientos. ¡Cámbialos, por tu amor! Que vean la luz en tu luz.
Espíritu Santo, Espíritu de vida, Espíritu de amor, conviértenos, avívanos y guíanos a Cristo, para que encontremos en él perdón para nuestro pecado y vida nueva. En el nombre de Jesús. Amén.

 

JORNADA DE ORACIÓN Y AYUNO : 
Día 31 de Octubre