La Iglesia en España

Jesús dijo: "Vosotros sois la luz del mundo" (Mt 5,14)

La iglesia debe ser objetivo prioritario en la intercesión de los discípulos del Señor. Así fue al principio de la fundación de la iglesia y también hoy lo sigue siendo. Los cristianos, que formamos el Cuerpo de Cristo, su iglesia, estamos llamados a ser reflejo del Señor, sus manos, sus pies, su boca, sus palabras, en una palabra, sus testigos. Ahora bien, ¿lo somos realmente? ¿somos, de hecho, la sal de la tierra y la luz del mundo -como dijo el Maestro de sus discípulos-?. ¿En qué nos distinguimos de los no cristianos? ¿hay diferencias palpables? ¿por qué las iglesias están cada día más vacías? ¿qué grado de conocimiento del Señor, en particular, de la Palabra de Dios tenemos los cristianos? ¿cuáles son las preocupaciones principales que tenemos los cristianos?, ¿están relacionadas con la búsqueda del Reino de Dios y su justicia? ¿el deseo y aspiración que nos mueve es servir al Señor? ¿los criterios del Evangelio dominan en los cristianos, o por el contrario los criterios del mundo nos embotan? ¿hasta qué punto dejamos al Espíritu Santo que controle y dirija nuestras vidas? Aunque no sea fácil responder estas preguntas de una manera exacta, creemos sinceramente, que de una manera general, es tan débil la presencia del Evangelio en nuestra nación, donde la mayoría se confiesa cristiana, que no podemos por menos de preguntar, ¿qué está pasando?. Seguro que bastantes cosas, pero algo que todos podemos hacer es clamar al Padre por su Iglesia, para que despierte y entre también por el camino necesario e infalible de la conversión, que tanto nos hace falta, para que luego también el mundo se convierta y pueda volver sus ojos a Dios.

 

 

Fundamento de la Palabra de Dios: 

Exponemos, algunos aspectos que según el Señor deben caracterizar a la Iglesia del Señor, para que nos sirvan de recordatorio, nos miremos en el espejo de la Palabra revelada, y, sobre todo, intentemos llevarlos a la práctica en la medida que podamos:

  • Según la Palabra de Dios, el cristiano es sal y luz: "Vosotros sois la sal de la tierra" (Mt 5,13); "vosotros sois la luz del mundo" (Mt 5, 14).
  • Parte importante del plan de vida de los primeros cristianos era este: "Acudían asiduamente a la enseñanza de los apóstoles, a la comunión, a la fracción del pan y a las oraciones" (Hch 2,42).
  • ¡Cuántas veces los cristianos nos empeñamos en aspirar a las cosas de la tierra, como hacen los paganos, que no conocen a Dios, y nos salimos así de lo que es propio de nuestra verdadera condición: buscar las cosas de arriba (cf. Col 3,1). El Señor nos dijo que buscásemos primero su Reino!:"Buscad primero su Reino y su justicia" y si hacemos esto podemos estar seguros que no nos faltará nada ( cf. Mt 6,33).
  • La renovación de la vida del cristiano pasa por una transformación permanente de su mente a la luz de la Palabra de Dios, hasta llegar a identificarse plenamente con la mente de Cristo, como le sucedió a Pablo:"Transformaos mediante la renovación de vuestra mente, de forma que podáis distinguir cuál es la voluntad de Dios: lo bueno, lo agradable, lo perfecto" (Rm 12,1-2).
  • El amor a Dios y al prójimo son los dos grandes mandamientos del cristiano, que de un modo u otro engloban todos los demás: "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo" (Lc 10,27).
  • Para que no haya dudas, la Palabra de Dios nos ha dado pistas para saber hasta que punto amamos a Dios: "Si alguno me ama, guardará mi Palabra y mi Padre le amará y vendremos a El y haremos morada en él" (Jn 14,23).
  • Tres condiciones indispensables para ser discípulo de su Iglesia: "Si alguno quiere venir en pos de mi: niéguese a sí mismo, tomo su cruz de cada día y sígame" (Mc 8, 34).
  • La importancia de ser dirigidos por el Espíritu: "Todos los que se dejan guiar por el Espíritu de Dios son hijos de Dios" (Rm 8, 12).
Oración particular para este mes: 

Nos dirigimos al Padre por medio de Jesucristo, nuestro sumo Sacerdote, para que la iglesia de España se levante sobre esta nación como testigo de Dios, sal de la tierra y luz del mundo:

  • Padre, te damos gracias porque nos ha dado a tu Hijo amado, a quien has constituido cabeza de la Iglesia. Rogamos especialmente por tu Iglesia en España para que experimente un momento nuevo, tu Espíritu sea derramado con unción nueva y tu gracia y tu poder alcancen a todos los cristianos. Pon en toda tu iglesia hambre y sed de ti para conocerte espiritualmente. Trae revelación sobre cada uno de tus discípulos para comprender en el Espíritu las verdades profundas de tu Palabra, que sólo el puede revelar. Capacita a los tuyos, Señor, para vivir pendientes de ti y de tu Reino, como ciudadanos del cielo, libres del poder de las seducciones del mundo y los apetitos de la carne. Que tu Iglesia experimente en cada uno de sus miembros intensos deseos de andar en tu presencia y tener comunión contigo.
  • Despierta a tu Iglesia para que vivamos de una manera digna de la vocación a la que hemos sido llamados. El Espíritu de amor y unidad nos haga fuertes frente a nuestros adversarios y tu Espíritu de fe y fortaleza nos capaciten para vencer todas las tribulaciones.
  • Derrama dones y carismas entre tus discípulos para edificación de tu iglesia. Suscita líderes, maestros, evangelizadores y profetas según tu corazón para que tu iglesia en esta nación sea levantada y pueda iluminar, por tu luz, a cuantos viven en tinieblas y sombras de muerte. Gracias, Señor. 
JORNADA DE ORACIÓN Y AYUNO : 
Día 22 de Abril.
Palabra inspirada: