Por los jardines de infancia

"El que reciba a un niño como éste en mi nombre, a mí me recibe" (Mc 9,37)

Las noticias de nuestro país están trayendo repetidamente a nuestro conocimiento casos de niños que sufren maltratos y abusos en los jardines de infancia donde pasan muchas horas de su tierna vida. El Espíritu Santo nos impele a interceder con perseverancia y con celo en defensa de nuestros niños pequeños, clamando también al Padre que todos los que trabajan en su cuidado y educación sean instrumentos de Dios y no del enemigo.

Insistimos, por tanto, en la intención de oración que planteábamos en el mes de Enero, cuando propusimos interceder por los niños. La motivación, la palabra de Dios y la oración de aquel mes siguen siendo válidas (están accesibles en nuestra página web) y nos pueden ayudar a seguir orando por los niños, y en este caso, por los jardines de infancia, guarderías y escuelas de educación infantil.

Fundamento de la Palabra de Dios: 
  • La palabra de Dios refleja el gran celo de Dios a favor de los indefensos y víctimas de injusticias y opresiones, con una ‘debilidad’ especial -si podemos hablar en estos términos- por los niños: "eres el Dios de los humildes, el defensor de los pequeños, apoyo de los débiles, refugio de los desvalidos" (Jdt 9,11).
  • Al mismo tiempo, en esta tierna edad en que las experiencias cotidianas son especiales y muchas de ellas dejan una huella profunda, Jesucristo afirmó que desea que los niños le conozcan y conozcan su amor por ellos: "Dejad que los niños vengan a mí, no se lo impidáis" (Mc 10,14).
  • Quienes están a su cargo y a su cuidado necesitan conocer al Señor y su Palabra para ser canales de su amor y su verdad. La autoridad que tienen sobre estos niños es delegada y deben cuidarlos en nombre de Cristo. Por eso debemos orar por todos ellos: "Ante todo recomiendo que se hagan plegarias, oraciones, súplicas y acciones de gracias por todos los hombres; por los reyes y por todos los constituidos en autoridad" (1 Tm 2,1-2). Y pidiendo como primera necesidad su conversión al Señor, pues Dios "quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad" (1 Tm 2,4).
  • Debemos orar también para que en esas guarderías, jardines de infancia y colegios se hagan presentes los ángeles, que cuiden de esas criaturas y lleven a esos lugares el suave aroma y la dulce paz de la presencia del Señor. En palabras de Jesucristo: "Guardaos de menospreciar a uno de estos pequeños; porque yo os digo que sus ángeles, en los cielos, ven continuamente el rostro de mi Padre que está en los cielos" (Mt 18,10).
Oración particular para este mes: 

Padre, oramos por todos los jardines de infancia, guarderías y colegios infantiles. En ellos cada día aprenden, juegan, descubren nuevas cosas, se forman, tantos niños, a quienes tú amas. Son tus predilectos, a quienes amas infinitamente y por ello has llamado a la existencia, para vivir una vida plena y alcanzar la felicidad eterna a tu lado.

Sin embargo, esos que son la niña de tus ojos, a veces son maltratados en el mundo, experimentan y aprenden el rechazo, el desamor, la maldad… Padre, ¡cuídalos!, Padre, ¡guárdalos!, Padre, ¡protégelos!

Te damos gracias, Padre, por todos esos cuidadores y educadores que dedican su servicio a estos pequeños. Padre, dales conciencia del frágil tesoro que tienen en sus manos, para que realicen su misión con todo esmero y dedicación.

Te pedimos, Señor, que capacites a estos profesionales con tu amor, con tu autoridad, con tu sabiduría. Espíritu Santo de Dios, trae conversión a sus vidas para que te conozcan como su Dios y puedan conocer la verdad plena. Y derrama tus dones sobre ellos para que sean instrumentos tuyos para la edificación de las vidas de estos pequeños que les han sido encomendados.

Y ángeles de Dios, entrad en esos centros y colegios, guardando las entradas y las salidas de estos niños y de sus maestros. Que ningún mal se llegue a cernir sobre ellos, sino que esos lugares sean llenos de la presencia de nuestro Dios. En el nombre del Señor Jesús. Amén.

JORNADA DE ORACIÓN Y AYUNO : 
Día 28 de Abril.
Palabra inspirada: