Por los atados a las drogas

El Espíritu del Señor sobre mí, me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva, me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor (Lc 4,18-1)

Los últimos datos refieren un aumento espectacular en el consumo de drogas como cocaína o cannabis en nuestro país, a pesar de los índices elevadísimos ya existentes, los más altos de Europa desde hace tiempo, superados en el mundo sólo en los Estados Unidos.

Son sobre todo los jóvenes y adolescentes –desde edades cada vez más tempranas- los más susceptibles de caer en las redes de las drogas, y para ello muchas veces la encuentran accesible en el mismo entorno de sus colegios, institutos y lugares de ocio. El diablo quiere llevarse a nuestra juventud.

No podemos dar la batalla por perdida. Tenemos que ponernos en la brecha por ellos y por todos los que están esclavizados por esta terrible cadena de la droga. Hay esperanza y poder en Cristo. Oremos por ellos, por su conversión, para que ellos mismos busquen al Señor y la liberación que necesitan, oremos también por las mafias que trafican con la droga, y oremos por los que trabajan con los toxicómanos y por los padres de hijos drogadictos.

Fundamento de la Palabra de Dios: 
  • Los hombres han usado desde la antigüedad las drogas dentro de algunas prácticas ocultistas, como forma de abrirse a la actividad demoníaca. Por ello, la palabra de Dios prohíbe el consumo de drogas junto con todas las prácticas a que estaba asociado: "Cuando hayas entrado en la tierra que Yahveh tu Dios te da, no aprenderás a cometer abominaciones como las de esas naciones. No ha de haber en ti nadie que haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, que practique adivinación, astrología, hechicería o magia, ningún encantador ni consultor de espectros o adivinos, ni evocador de muertos. Porque todo el que hace estas cosas es una abominación para Yahveh tu Dios y por causa de estas abominaciones desaloja Yahveh tu Dios a esas naciones delante de ti. Has de ser íntegro con Yahveh tu Dios" (Dt 18,9-13).
  • De esta prohibición se excluyen algunas sustancias que puedan ser usadas en determinadas circunstancias con fines médicos, como la morfina, usada frecuentemente en las clínicas del dolor con pacientes terminales: "Él mismo dio a los hombres la ciencia para que se gloriaran en sus maravillas. Con ellas cura él y quita el sufrimiento, con ellas el farmacéutico hace mixturas" (Si 38,6-7).
  • Lo que está claro es que no podemos buscar excusas o justificaciones para restar gravedad al consumo de droga. No podemos auto-engañarnos. Las palabras de la Biblia nos lo presentan muy claramente: A los hombres, "hay caminos que parecen rectos, pero, al cabo, son caminos de muerte" (Pr 14,12). Éste es el caso de la droga.
  • Aunque el consumo de droga no esté penado en nuestro país, sino sólo su tráfico, esto no quiere decir que consumir droga sea moral ni lícito a los ojos de Dios. Dios aborrece el pecado y nos deja saber las consecuencias del mismo: "En verdad, en verdad os digo: todo el que comete pecado es un esclavo. Y el esclavo no se queda en casa para siempre" (Jn 8,34-35).
  • El consumo de droga es una obra de la carne, contraria a la vida en el Espíritu y a la vida eterna: "las obras de la carne son conocidas: fornicación, impureza, libertinaje, idolatría, hechicería, odios, discordia, celos, iras, rencillas, divisiones, disensiones, envidias, embriagueces, orgías y cosas semejantes" (Ga 5,19-21).
  • Dios quiere que seamos libres y no estemos sometidos a ninguna esclavitud ni atados por ninguna cadena. Jesucristo es la Verdad, y la respuesta real, efectiva, práctica, para todo aquel que necesite perdón de cualquier vicio y liberación de cualquier clase de cadena, porque en él está la libertad: "Decía, pues, Jesús a los judíos que habían creído en él: ‘Si os mantenéis en mi Palabra, seréis verdaderamente mis discípulos, y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres’" (Jn 8,31-32). Sometidos, sólo a la Verdad, al Señor y a su Palabra, no a las costumbres del mundo ni a los deseos de la carne. Si nos mantenemos en su Palabra, hallaremos la libertad verdadera.
Oración particular para este mes: 

Padre, oramos por todos los esclavos de las drogas. Ten misericordia de ellos, como tu Hijo, el Mesías, enviado a "dar la libertad a los oprimidos", tenía misericordia de las multitudes desorientadas y actuaba en favor de cuantos sufrían cualquier clase de esclavitud.

Espíritu Santo, convence de pecado a todos los que andan en el vicio de la droga, y revélales al Señor Jesús, para que acudan a él y puedan recibir el perdón y la libertad completa que sólo hay en él.

Te pedimos, Padre, misericordia también para las familias que sufren la drogadicción de un hijo o un esposo. Tráeles, Señor, la firmeza ante las tempestades, la esperanza ante el desaliento, el consuelo en el sufrimiento, y la fe para orar insistentemente, sabiendo que tú escuchas la oración del justo y respondes con tu gracia y tu favor. Igualmente, bendice e ilumina el trabajo de cuantos ayudan a desintoxicarse a los drogadictos y a dar un nuevo rumbo a sus vidas.

Señor Jesús, que tienes el Nombre sobre todo nombre, deshaz las obras del diablo y de sus demonios que actúan en el mundo de las drogas: levanta tu cruz triunfante sobre el cannabis, sobre la cocaína, sobre la heroína, sobre las drogas sintéticas.

Ten misericordia de todos los que trafican con las drogas y traen muerte y destrucción a los demás. Espíritu de arrepentimiento, ven a sus vidas. Da luz a la policía para descubrir estas tramas mafiosas y sabiduría a los gobernantes para combatir esta plaga.

En el nombre de Jesús. Amén.

JORNADA DE ORACIÓN Y AYUNO : 
Día 27 de Octubre.
Palabra inspirada: