Para que el Señor envíe obreros a su mies

"¡Pues la tierra se llenará del conocimiento de la gloria de Yahveh, como las aguas cubren el mar!" (Ha 2,14).

Estamos a las puertas de un tiempo nuevo para la Iglesia del Señor en España y en Europa. Vemos con cierta envidia cómo la mano de Dios se está moviendo en favor de su pueblo por muchas naciones de la tierra y a veces hemos lamentado la dureza de corazón e incredulidad de nuestra tierra. Pero esto va a cambiar. Dios es el mismo en todas las naciones, y él ama también esta tierra: no se ha olvidado de España. Mucho de lo que va a ocurrir dependerá de nuestra docilidad y obediencia al Espíritu Santo, pero con nosotros o sin nosotros, el Señor va a traer tiempos de avivamiento espiritual y va a suscitar en esta tierra una sed genuina de él. Si nosotros no estamos listos para servirle, el Señor usará a otros, pero sus planes se llevarán a cabo. Éste es el tiempo, igual que llegó el tiempo de la liberación de las familias de Israel esclavizadas en la tierra de Egipto.

Pero tenemos que orar y trabajar con una estrategia para que estos tiempos no nos pillen desprevenidos. Son necesarios el clamor y la intercesión para pedir misericordia a Dios, pero también tenemos que prepararnos para todo el trabajo que está por llegar, porque Dios va a tener misericordia y va a cambiar la suerte de su pueblo. Pidamos al Señor que envíe obreros a su mies y pidamos que nos dé estrategias para capacitar al Cuerpo de Cristo en los diversos ministerios que serán necesarios para toda la obra.

Fundamento de la Palabra de Dios: 
  • La promesa de Dios es que su nombre sería conocido en todas las naciones de la tierra: "¡Pues la tierra se llenará del conocimiento de la gloria de Yahveh, como las aguas cubren el mar!" (Ha 2,14).
  • Es cierto que España es una tierra que dio gloria al Señor en el pasado. Pero en la actualidad parece que los cristianos somos tan sólo un resto. Como a Elías, también el Señor nos anima y nos recuerda: "Me he reservado siete mil hombres que no han doblado la rodilla ante Baal" (Rm 11,4).
  • Tenemos las promesas de Dios: "donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia" (Rm 5,20). Creemos que el futuro de nuestro país le pertenece al Señor: "del Señor es la tierra y todo cuanto contiene" (1 Co 10,26). España es de Cristo y el futuro de España le pertenece a él. Esta tierra va a dar más gloria a Dios que en el pasado.
  • Todavía más, Dios "quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad" (1 Tm 2,4).
  • La cosecha está lista: "Alzad vuestros ojos y ved los campos, que blanquean ya para la siega" (Jn 4,35).
  • Por ello, el Señor nos instruye con urgencia en este tiempo: "La mies es mucha y los obreros pocos. Rogad, pues, al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies" (Mt 9,37-38).
Oración particular para este mes: 

Padre, te pedimos por esta tierra, por nuestra nación. Sabemos que somos pocos y muchas ovejas andan vejadas y abatidas como ovejas que no tienen pastor. Pero tú estás con nosotros y has dado órdenes a tus ejércitos para luchar en nuestro favor. Creemos que llega el tiempo de la salvación, de la liberación de la esclavitud, y que ya se están soltando las cadenas de la cautividad y los cielos se están abriendo sobre nosotros para derramar bendiciones y gracia hasta sobreabundar.

Te pedimos, Padre, por todas esas ovejas dispersas, confundidas, heridas, enfermas, oprimidas. Danos pasión por las almas, haznos llegar hasta ellas y poder ofrecerles el alimento de vida que tú nos das para que se lo llevemos.

Espíritu Santo, quita la venda que cubre los ojos de las gentes, y que puedan ver brillar el resplandor del Evangelio del Señor Jesús y buscar la salvación.

Y Padre, envía nuevos obreros a tu mies, capacitados por el poder del Espíritu, llenos de celo por el evangelio, y con el corazón de nuestro Pastor Jesucristo.

En el nombre de Jesús. Amén.

JORNADA DE ORACIÓN Y AYUNO : 
Día 30 de Marzo.