Por la unidad de los cristianos

En relación con la oración de intercesión del mes pasado (por la unidad de los cristianos en España), algunos intercesores nos han hecho llegar las siguientes palabras inspiradas que damos a conocer:

  • Sólo mi Espíritu os unirá. No busquéis la unidad desde la carne.
  • Visión de unas puertas muy grandes que nos cerraban el paso para la unidad. La llave para abrir esas puertas es la intercesión.
  • Así como yo he vencido la soberbia de Satanás con mi humildad, así serán derribados los muros de división de mi Iglesia con la humildad de mis adoradores e intercesores. Humillad vuestro corazón y pedíos perdón mutuamente.
  • Humillaos ante mí. Si vuestro corazón no es humilde no habrá unidad.
  • Vosotros, intercesores, vivid y practicad la humildad, la unidad y el amor. ¿Cómo podéis pedir la unidad, si vosotros estáis desunidos? Perdonaos de corazón y quitad de él toda rencilla, duda y sospecha.
  • Yo he enviado a mis ángeles para que vayan a derribar los muros de división; pero vosotros, mis adoradores e intercesores, luchad contra todo odio y rencor que pueda anidar en vosotros. Con un corazón puro y lleno de amor, interceded por cada uno y por la unidad de mi Iglesia.
  • Los muros de división son fuertes, pero mi poder los podrá derribar, siempre que mis adoradores e intercesores os postréis juntos ante mí, y juntos intercedáis al Padre.
  • Pedid perdón y perdonaos mutuamente. Que de vuestra boca no salga ninguna palabra que hiera a vuestros hermanos.
  • Si mi Iglesia permanece dividida, el enemigo la atacará. Pero si permanece unida vencerá a todos los enemigos. Uníos para luchar contra ellos.
  • Por esta intercesión, el amor del Señor ha ablandado muchos corazones.
  • Edificad esa unidad con lo que os une; no hagáis hincapié en aquello que os separa.
  • Yo perdono y olvido el pecado de mi pueblo cuando viene a postrarse ante mí. La humildad enternece mi corazón. Si os postráis ante mí en humildad, una nueva efusión de mi Espíritu derramaré sobre mi Iglesia. Surgirá una Iglesia viva. Seguid adorándome por yo soy el único Dios. Postrados ante mí, vendrá la unidad.
  • Es poderosa la oración de mis intercesores si están unidos a mí. Cada vez que intercedéis por vuestra unidad, muchos muros se resquebrajan. Seguid intercediendo con fe firme.
  • Cuanto más intercedáis, más pronto vendrá la unidad.

 

Lee el boletín de intercesión: 
Por la unidad de los cristianos