Para que el Señor detenga la plaga de la inmoralidad sexual

En relación con la oración de intercesión del mes pasado (para que el Señor detenga la plaga de la inmoralidad sexual), algunos intercesores nos han hecho llegar las siguientes palabras inspiradas que damos a conocer:

  • Vosotros, mis adoradores e intercesores, sed puros e incontaminados del mundo y de la carne. Huid de todo atisbo de inmoralidad que quiera penetrar en vuestros corazones. Vivid en santidad.
  • A vosotros, intercesores, os llamo fuertemente a la integridad y a la santidad, para que vuestra semilla se extienda por toda la tierra. Necesito hombres y mujeres santos.
  • La santidad y la pureza de mis adoradores e intercesores es temida por el enemigo. Es la mejor arma que podáis usar contra él.
  • Mucho dolor hay en el corazón del Padre. Cuando vosotros, adoradores e intercesores, os postráis con corazón puro y santo, muchos enemigos quedan vencidos. Necesito que mi Iglesia sea santa para que las fuerzas del Maligno no puedan penetrar en ella.
  • Seguid intercediendo. Es una oración grata al Padre. Cuando intercedéis, muchos corazones de jóvenes son tocados. Orad también por aquellos jóvenes que se mantienen puros por mi causa, para que mi Espíritu les dé fuerza para no caer en la vorágine del mundo y de la carne.
  • ¡Ay de los que escandalizan a los niños!
  • Mostrad al mundo la pureza de mi corazón.